Inicia la novena a "María de la Santa Fe", por las intenciones dadas por la Virgen durante todos estos años.”, finalizando el 
.
Durante el último día del mes, hasta el 7 inclusive, es a las 16:00 HS (Horario Invierno) y los días 8 a las 16:00 y a las 18:00 HS.

Síguenos en:  

Salve

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
vida, dulzura y esperanza nuestra.

Dios te salve.

A Ti clamamos los desterrados hijos de Eva,
a Ti suspiramos, gimiendo y llorando en este
valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora Abogada Nuestra,
vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos,
y después de este destierro, muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.

Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,
para que seamos dignos de alcanzar las promesas
de Nuestro Señor Jesucristo.
Amén

Credo

Creo en Dios, Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo su único Hijo Nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo.

Nació de Santa María Virgen,
padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
fue crucificado, muerto y sepultado,
descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó de entre los muertos,
subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre, todopoderoso.

Desde allí va a venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia católica
la comunión de los santos, el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne y la vida eterna.
Amén

Fiesta de María Reina

Imagen Maria Reina

Santa María Reina


Celebramos a Santa María Reina, la que comparte la vida y el amor de Cristo Rey 
“Es una Reina que da todo lo que posee compartiendo, sobre todo, la vida y el amor de Cristo”, dijo San Juan Pablo II al referirse a la Virgen como Reina del Universo. La fiesta fue instituida por el Papa Pío. 
En la Encíclica “Ad Caeli Reginam” (punto 15), que trata sobre la dignidad y realeza de María, se lee que “Cristo, el nuevo Adán, es nuestro Rey no sólo por ser Hijo de Dios, sino también por ser nuestro Redentor”. 
“Así, según una cierta analogía, puede igualmente afirmarse que la Beatísima Virgen es Reina, no sólo por ser Madre de Dios, sino también por haber sido asociada cual nueva Eva al nuevo Adán”. 


Por su parte, el Papa Bendicto XVI mintras celebraba esta fiesta en el 2012 dijo que María “es Reina precisamente amándonos y ayudándonos en todas nuestras necesidades, es nuestra hermana y sierva humilde”.
He aquí una de las tantas razones por las cuales el Papa Francisco ha twiteado este mes pequeñas oraciones de súplica a la Madre de Dios por la paz en el mundo y en especial por los cristianos en Medio Oriente.
Como la del 14 de agosto que dice: “María, Reina de la paz, ayúdanos a erradicar el odio y a vivir en armonía”. O la del día siguiente, en la que pide a María, Reina del Cielo, que nos ayude a transformar el mundo según el designio de Dios.

Asunción de la Santísima Virgen María

Solemnidad de la Asunción de la Virgen María


Imagen Asuncion Virgen MariaLa fiesta de la Asunción de la Santísima Virgen María, se celebra en toda la Iglesia el 15 de agosto. Esta fiesta tiene un doble objetivo: La feliz partida de María de esta vida y la asunción de su cuerpo al cielo.


“En esta solemnidad de la Asunción contemplamos a María: ella nos abre a la esperanza, a un futuro lleno de alegría y nos enseña el camino para alcanzarlo: acoger en la fe a su Hijo; no perder nunca la amistad con él, sino dejarnos iluminar y guiar por su Palabra; seguirlo cada día, incluso en los momentos en que sentimos que nuestras cruces resultan pesadas.

María, el arca de la alianza que está en el santuario del cielo, nos indica con claridad luminosa que estamos en camino hacia nuestra verdadera Casa, la comunión de alegría y de paz con Dios”. Homilía de Benedicto XVI (2010).

Santo Domingo de Guzmán


Domingo significa: «Consagrado al Señor».

El fundador de los Padres Dominicos, que son ahora 6.800 en 680 casas en el mundo, nació en Caleruega, España, en 1171.
Su madre, Juana de Aza, era una mujer admirable en virtudes y ha sido declarada Beata.
Lo educó en la más estricta formación religiosa.
Imagen Santo Domingo de Guzman

ADORACIÓN EUCARÍSTICA

hombre de espalda rezando

¿Qué es la Eucaristías?


La Eucaristía es nada menos que el regalo total y personal de Jesús mismo a nosotros Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad bajo la apariencia de pan y vino en la Hostia consagrada. 
En el Santísimo Sacramento Jesús oculta su inmensa gloria, belleza y dignidad porque desea
que vayamos a él en la fe para amarlo por Sí mismo.


¿Qué es la Adoración Eucarística?


Es adorar a la divina presencia real de Jesucristo, Dios y hombre verdadero, en la Eucaristía. 
La Adoración Eucarística es la expresión de nuestro amor por Jesús, que nos ama tanto, que nunca quiere separarse de nosotros y por eso permanece día y noche con nosotros en el Santísimo Sacramento. El dice: “He aquí que yo estoy con ustedes todos los días”, porque “Con amor eterno te he amado: por eso he reservado gracia para ti”
 (Mt 28, 20 ; Jr 31, 3)
El Santo Padre Juan Pablo II en su primera carta encíclica El Redentor del Hombre dice que la adoración Eucarística es la obligación más esencial en la vida del cristiano y que la celebración litúrgica de la Eucaristía y el culto privado de la Eucaristía se complementan entre sí.
 El afirma: “Nuestro culto comunitario en la Misa debe ir acompañado por nuestro culto personal, en la adoración Eucarística, a fin de que nuestro amor por Jesús, sea completo”.


¿Qué es la Adoración Eucarística Perpetua?


La Adoración Eucarística Perpetua es sencillamente nuestra respuesta al infinito amor que Cristo tiene por nosotros. Porque lo amamos, queremos pasar regularmente, una hora santa de oración silenciosa en su Presencia Eucarística una vez a la semana para poder tener exposición permanente del Santísimo Sacramento (siete días a la semana, veinticuatro horas al día). 
De esta manera, Jesús nunca se queda solo y la capilla permanece siempre abierta para cualquiera que desee visitarlo.

Donaciones a la Cooperadora del Hospital Iturraspe

Colaboracion Hospital Iturraspe
El día 22 de Julio, el Grupo de oración de la Santísima Virgen María, hizo entrega de las donaciones a la Cooperadora del Hospital Iturraspe
y al Centro de Apoyo al Enfermo de Leucemia (CENAELE).

San Cayetano


Este santo, muy popular entre los comerciantes y ganaderos porque los protege de muchos males, nació en 1480 en Vicenza, cerca de Venecia, Italia.
Celebramos a San Cayetano de Thiene, el sacerdote italiano fundador de la Orden de Clérigos Regulares Teatinos, conocido como patrono del pan y del trabajo, muy querido por el Papa Francisco y millones de Argentinos.

La Transfiguración del Señor


Esta fiesta recuerda la escena en que Jesús, en la cima del monte Tabor, se apareció vestido de gloria, hablando con Moisés y Elías ante sus tres discípulos preferidos, Pedro, Juan y Santiago.
Tres discípulos preferidos, Pedro, Juan y Santiago. La fiesta de la Transfiguración del Señor se venía celebrando desde muy antiguo en las iglesias de Oriente y Occidente, pero el papa Calixto III, en 1457 la extendió a toda la cristiandad para conmemorar la victoria que los cristianos obtuvieron en Belgrado, sobre Mahomet II, orgulloso conquistador de Constantinopla y enemigo del cristianismo, y cuya noticia llegó a Roma el 6 de agosto.

San Juoaquín y Santa Ana


El protoevangelio de Santiago cuenta que los vecinos de Joaquín se burlaban de él porque no tenía hijos. Entonces, el santo se retiró cuarenta días al desierto a orar y ayunar, en tanto que Ana (cuyo nombre significa Gracia) «se quejaba en dos quejas y se lamentaba en dos lamentaciones». Un ángel se le apareció y le dijo: «Ana, el Señor ha escuchado tu oración: concebirás y darás a luz. Del fruto de tu vientre se hablará en todo el mundo». A su debido tiempo nació María, quien sería la Madre de Dios. Esta narración se parece mucho a la de la conepción y el nacimiento de Samuel, cuya madre se llamaba también Ana ( I Reyes, I ). Los primeros Padres de la Iglesia oriental veían en ello un paralelismo. En realidad, se puede hablar de paralelismo entre la narración de la concepción de Samuel y la de Juan Bautista, pero en el caso presente la semejanza es tal, que se trata claramente de una imitación.