Inicia la novena a "María de la Santa Fe", por las intenciones dadas por la Virgen durante todos estos años.”, finalizando el 
.
Durante el último día del mes, hasta el 7 inclusive, es a las 18:00 HS (Horario Verano) y los días 8 a las 16:00 HS.

Síguenos en:  

Mensaje Lunes 3 de diciembre, 2007

Le dice la Santísima Virgen a Vicente:

Hijos míos: Benditos y amados hijos míos; avanzad cada día y nunca retrocedáis. Avanzad aunque encontréis espinas y piedras en el camino; vosotros debéis seguir caminando. Avanzad cada día porque ésta Madre está con vosotros; porque ésta Madre va conduciéndoos, va guiándoos. A nada debéis temer; porque vosotros sabéis que estáis en la verdad; que estáis en un camino de verdad y de justicia. Vosotros debéis ser cada uno en especial, mis más fuertes soldados; debéis preparar vuestro corazón y la armadura que es la oración para que salgáis victoriosos, en las batallas y en las pruebas.
Hijitos, no os olvidéis de mis palabras, de mis promesas, de mis enseñanzas. Meditadlas en vuestro corazón y vivid cada día como lo desea Dios Nuestro Señor. Vivid en la oración, en la penitencia, en la entrega verdadera de vuestro corazón a ésta Obra de Amor y de redención.
Que mis palabras florezcan en vuestros corazones, día a día.

Dios haga a cada uno de vosotros dóciles, dóciles verdaderamente al señor. Escuchad mis palabras; deseo que no sean predicadas como en un cementerio; sino que germinen en cada corazón, en cada uno de mis hijos. Éste es el tiempo de la oración; es el tiempo de la penitencia. Que el mundo no os arrastre a las trivialidades, los pasatiempos del mundo. No ahoguen la luz de vuestro corazón; meditad hijitos míos en éstas mis palabras de Madre; y sentid mi presencia junto a vosotros. Son los días en que debéis estar, cada uno de vosotros, más fuertes que nunca.
Sed testigos, sed verdaderamente testigos de la verdad, en el mundo entero.
Meditad. Meditad. Meditad mis palabras.

Mensaje, 29 de Noviembre 2007

_ Hora: 17 y 15.
Me dice la Santísima Virgen:

Hijos míos: Benditos y amados hijos míos; gracias nuevamente por responder a mi llamado, gracias por abrir vuestro corazón para que ésta Madre entre a reinar, en cada uno de vosotros. Hijitos, hijitos míos; os acompaño, os guío, os muestro el camino, a cada uno de vosotros, para que todos encontréis y viváis en la luz, que es Cristo Jesús, Mi Hijo Amadísimo.
Quiero que todos mis hijos en el mundo, se acerquen a los brazos de ésta Madre; porque esta Madre es el camino, es el puente hacia Jesús. Estoy cumpliendo una gran misión, una gran tarea, junto a todos los hijos, y, también, derramo muchas lágrimas, con los hijos que siguen caminos extraviados.
Hijitos, no perdáis nunca la fe; no perdáis la confianza; y tened el corazón libre de oscuridad. Y dejad que solo la luz de Jesús, reine en vosotros. No temáis a las adversidades, y sed valientes para luchar, y para perseverar.
Hijitos, cuántos son los corazones, cuántas son las almas que desconocen hoy, la existencia de ésta Madre. Cuántas! Miles! miles! Entonces os encomiendo la gran tarea de la oración, para salvar a tantas almas de los caminos equivocados.
Preparad el corazón; preparad vuestro espíritu; levantad vuestras cabezas hacia el cielo. Nunca dejéis que el desánimo, que el desgano, gane en vuestro corazón.
Meditad cada una de mis palabras profundamente en vuestro corazón. Meditadlas así os lo pido, a cada uno de vosotros.

Meditad. Meditad. Meditad mis palabras.

_ Hora: 17 y 18.
Me dice Jesús:

Hermanos míos: Benditos y amados hermanos míos; disfrutad de Mi Paz; vivid en Mi Paz; llevad Mi Paz. No dejéis que el temor, se apodere de vosotros; dejad solamente que Mi Luz y Mi Amor, os transformen, os modelen, os enriquezcan. Doy al mundo, y a todos los hombres, infinitas oportunidades. Miles de caminos, para que todos lleguen a Mi Sacratísimo Corazón. Entrego Mis Palabras a todos los hombres. Palabras inmensas en amor; palabras llenas de amor; palabras impregnadas del Amor de Mi Sacratísimo Corazón. De éste Corazón, que sangra por todos los hombres; de éste Corazón Sacratísimo que emana sangre de amor, por toda la humanidad. Quiero que todos los hombres encuentren la luz, encuentren el camino a la vida eterna.
img-jesus-coronaVosotros sois testigos y mensajeros de mis palabras. No miréis nunca hacia el pasado y vivid éste presente, que os ofrece Mi Sacratísimo Corazón.
Buscad en todo momento Mi Paz, buscad en todo momento Mi Amor.
Que en vuestros rostros y en vuestras miradas, brille el amor de Mi Sacratísimo Corazón. El mundo, los hombres, buscan el camino fácil, amplio, y que lleve a la perdición. Vosotros entonces sed mensajeros de la verdad y testigos para que todas las almas, todos los corazones, busquen el camino correcto; el que conduce a la vida eterna, Mi Sacratísimo Corazón.
Sean meditadas Mis Palabras, profundamente, profundamente.
Os amo. Os amo. Os amo. Nunca dudéis de Mi Amor, hacia cada uno de vosotros.

Leed Salmo 35.

Meditad. Meditad. Meditad Mis Palabras.
Os bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.
_ Hora: 17 y 23.

Mensaje, 31 de Octubre, 2007

Retiro del Apostolado de la Oración
Me dice Jesús:

img-corazonjesus-23102007

Vicente hermano mío: digo a todos tus hermanos, las llamas de amor de Mi Sacratísimo Corazón no pueden ser apagadas porque arden permanentemente y Mi Corazón desborda en amor hacia mis hermanos, las llamaradas de amor de Mi Sacratísimo Corazón son eternas, porque Mi amor es eterno y Mi Divina Misericordia es infinita.
Mis hermanos deben descubrir, deben ver la inmensidad de Mi amor, deben percibir la fragancia que expele Mi Sacratísimo Corazón hacia las almas.
La paz debe ser recibida en cada corazón, Mi paz, Mi auténtica paz.
Meditad Mi Profundísimo Mensaje.
Amén. Gloria a Dios Mi Padre.

Leed: Mateo C. 7 V. 11

Predícalo hermano mío al mundo enter­o.

Mensaje, 21 de Octubre 2007

Hijo Mío: Decid ésta oración.

Corazón de Jesús, ven a reinar en nuestras familias. Corazón de Jesús,
ven a reinar en nuestras comunidades. Corazón de Jesús,
ven a reinar en nuestra patria.
Ven a traernos tu luz para disipar las tinieblas, para quereinar tu paz, para que reine tu amor. Corazón de Jesús, ven a instaurar en nosotros tu amor, que tu amor nos conduzca, que tu amor nos sane, que tu amor nos trasforme.
Corazón de Jesús, en Ti confío. Amén. Amén.

Predícalo hijo mio al mundo entero.

Mensaje, 6 de Octubre, 2007

img-caminandoconjesusMe dice la Santísima Virgen:

Hijo mío: deben renacer los corazones, deben surgir las almas a este nuevo sol que el Señor da a sus hijos, los hijos hoy deben volver con plena confianza la mirada hacia el Señor y definitivamente abandonar todo pecado, desterrar la oscuridad y vivir en la luz, porque en la luz, está la vida, la verdad y la auténtica paz.
Meditad Mi Profundo Mensaje.
Amén. Gloria a Cristo Jesús.

Leed: 1ra. De Timoteo C. 3 V. 6 al 8

Predícalo hijo mío a todos tus hermanos.

foto-cura-manossobrecabeza

Vicente hijo mío: digo a todos tus hermanos, acrecentad la oración por la Santa Iglesia azotada hoy por los vendavales del maligno, azotadas por las persecuciones de los corazones indolentes que rechazan toda enseñanza, que rechazan la corrección y la verdad que la Santa Iglesia imparte.
Rezad por los sacerdotes, por aquellos sacerdotes titubeantes en su vocación y arremetidos interiormente de placeres profanos y perversos a los ojos de Dios, Nuestro Señor, rezad por los obispos que llevan tras de sí una pesada cruz, por la fortaleza y perseverancia, rezad por el Sumo Pontífice, rezad por la estabilidad espiritual y síquica de los pastores, de todos mis hijos predilectos, rezad la Madre os lo pide, María de la Santa Fe, María del Rosario.
María, Madre de todos los hombres.
Meditad este Mensaje.
Amén. Bendito y Alabado Sea el Nombre del Señor.

Leed: Ezequiel C. 41 V. 2 al 17 – Lucas C. 5 V. 21 al 26 – Marcos C. 14 V. 25

Predícalo a todos tus hermanos.

Mensaje, 17 de Septiembre 2007

_ Hora: 17 y 16.
Me dice la Santísima Virgen:

foto-jesus-abre-aguas

Hijos míos: Benditos y amados hijos míos: os traigo la luz del sol, la luz que es Cristo Jesús Mi Hijo Amadísimo; os traigo hijitos míos, el consuelo de Madre, para vuestros corazones doloridos y agobiados. No estéis tristes, porque vuestros seres queridos ya partieron, están junto a Mí en el Reino Celestial; y aquí, hijitos míos tenéis a la Madre que está a vuestro lado, para sosteneros, para secar vuestras lágrimas, para consolar vuestros corazones. Hijitos, hijitos míos, pido en especial, pido al mundo entero la conversión, pido a la humanidad, a todos mis hijos una respuesta total y definitiva hacia el Señor; y vosotros, como soldados de esta Santa Obra, debéis dar el testimonio, para el mundo entero. No temáis las flechas, las piedras, a las espinas, a las pruebas, no temáis, porque son medios para ir purificando vuestro espíritu, vuestro corazón. Avanzad todos juntos; avanzad unidos, avanzad hijitos míos, porque así lo desea Dios Nuestro Señor; que reine pues en vuestro corazón el gozo y la paz; que reine en vuestro corazón la armonía, la serenidad, la tranquilidad para que, ante las tormentas, las pruebas, nunca sucumbáis; tenéis pues aquí, a la Madre, aferraos hijitos al Santo Rosario, rezad por el mundo, rezad por las familias, rezad por los gobernantes; rezad por la Santa Iglesia, por la unidad de sus miembros, por la comprensión entre sus miembros. Aquí está María, aquí está esta Madre que ha abierto todos los caminos para que vosotros avancéis por ellos.

Meditad. Meditad, Meditad mis palabras.
_ Hora: 17 y 20.

Me dice Jesús:

Hermanos míos: Benditos y amados hermanos míos, recibid la Luz de Mi Sacratísimo Corazón; la Luz que borra todas las tinieblas, la Luz que dispersa todas las tinieblas; recibid en profundidad todo Mi Amor, que lo doy al mundo, que lo doy a mis hermanos, y que por muy pocos es recibido. Sed mensajeros de Mi Amor, sed testigos de Mi Amor, al mundo entero. Quiero que toda la humanidad, descubra la luz que hay en Mi Sacratísimo Corazón; quiero que la humanidad y los hombres, vean en Mi Sacratísimo Corazón el camino a la vida eterna. Las guerras, las divisiones, las desuniones provienen del adversario; vosotros hermanos míos, vivid cada día unidos a Mi Sacratísimo Corazón, aferrados a Mi Sacratísimo Corazón; confiad plenamente en Mí; confiad en Mis palabras y no dudéis de mi amor, hacia vosotros, y bendigo a todos mis hermanos, que no han podido llegar, vivid estos días, estas horas, estos minutos; vividlo plenamente en la paz, en el amor, en la caridad. Sed fieles, verdaderamente fieles a lo que habéis recibido; no temáis y creed profundamente en Mí. Recibid Mi Cuerpo. Recibid Mi Sangre.
Meditad. Meditad, Meditad Mis palabras.

Leed :Lucas C7, V 2 al 7.

Os bendigo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
_ Hora: 17 y 24.

Mensaje, 10 de Septiembre 2007

Hora: 17 y 18.
img-corazones-jesus-maria

Hijos míos: Benditos y amados hijos míos; gracias por escuchar a esta Madre; gracias por acudir hacia la Madre y hacia mi Manto Celestial; hijitos, hijitos míos, si supierais, si vierais las espinas que hay en mi Corazón de Madre, veríais verdaderamente lo que os quiero decir, si vierais las innumerables espinas que atraviesan mi purísimo Corazón, comprenderíais en profundo, el dolor que siento como Madre al ver a tantos hijos extraviarse por caminos sinuosos; y os pido a vosotros que seáis mis soldados, valientes, generosos, dóciles, valientes y no cobardes, valientes y entregados; porque vosotros hijitos míos, todos vosotros fuisteis llamados para esta Santa Obra; fuiste llamados y convocados por el amor infinito de Dios Nuestro Señor; hijitos, hijitos míos, veis vosotros a muchos de vuestros hermanos, en muchas naciones, en todas las naciones, veis que están extraviados, que están corrompidos, que están herrados, y no seso de derramar lágrimas porque son almas y corazones que se resisten a ser guiados por el amor del Señor; son tiempos de oscuridad, de confusión y de error, y vosotros debéis dar testimonio y atestiguar ante el mundo, de lo que habéis recibido y gratuitamente; no miréis nunca el pasado y vivid éste presente, vivid estos días, en el amor, en la paz, en la caridad, img-jesus-monjaaunque os cueste, aunque os cueste cada día; avanzad, y mantened la Luz; esforzaos para que la luz no se extinga en vuestro corazón; recordad, recordad hijitos míos la parábola de las vírgenes prudentes, recordadla, meditadla, y veréis profundamente lo que ésta Madre os quiero decir. Abrid vuestras manos, recibid el Rosario de mis manos, recibid mi Inmaculado Corazón, y llevadlo a vuestro corazón, y sabed hijitos míos, en vuestro corazón debe estar solamente el amor; no debéis ennegrecer el corazón con la oscuridad del mundo, con el error del mundo, que sean meditadas mis palabras, que sean profundizadas, y que sean dadas al mundo entero; tenéis todo en vuestras manos, pues bien, luchad, porque las puertas para esta Madre ya están abiertas.

Meditad.Meditad, Meditad Mis palabras
Hora: 17 y 24

Mensaje, 21 de Julio 2007

Me dice la Santísima Virgen:
foto-abuelo-preocupado

Vicente hijo mío: Escuchad este Mi Mensaje y dadlo a conocer.
Como Madre veo a tantas almas erradas y equivoca das, veo a los corazones de mis hijos sumergirse en el pecado, en la oscuridad, en la ambición. Veo a tantos hijos que son explotados por sus propios hermanos, veo a tantos niños ir por caminos equivocados, llevados por la ambición de los corazones orgullosos, soberbios y ambiciosos.
Veo a cuantos hijos les es negado el pan, les es negado el abrigo, les es negado lo necesario.
Hay gobernantes errados y fríos seducidos por el materialismo y cegados por una constante ambición.
La lucha hijitos míos no es fácil, la lucha es encarnizada porque mis hijos siguen tras los pasos del enemigo, porque han caído en sus redes.
Cuantos ancianos son abandonados por sus hijos, en los asilos, en los hospitales, en la misma calle, porque el corazón del hombre se ha enfriado tanto que no quieren ver, que no desean contemplar la luz del Señor.
Hago un llamado desesperado y quiero ser atendida, es el tiempo, son los días.
Meditad Mi Profundo Mensaje.
Amén. Gloria al Sagrado Corazón de Jesús.
Leed: Marcos: C 9; V 19 y 20

Predícalo hijo mío a todos tus hermanos

Mensaje, Domingo 11 de febrero, 2007

Madre Nuestra Virgen María, te consagramos a tu Inmaculado Corazón, Nuestra Nación Argentina, te entregamos nuestras instituciones públicas, privadas, todas las familias y todos los corazones de este país santo.

Dirige sus pasos, mueve sus corazones a vivir en la justicia y en la verdad, te entregamos Madre Santa a todos los
argentinos que están en este suelo y fuera de él, te entregamos las ciudades, las provincias, todos los pueblos para que reines con tu Inmaculado Corazón y disipes las sombras del error y del mal.

Reina Madre Nuestra, Señora y Soberana en todo nuestro país para que la justicia y la paz sean el camino de todos los
argentinos.

Madre santa en éste acto de consagración a tu Inmaculado Corazón te entregamos todos nuestros corazones.
Amén

Mensaje, 27 de Enero 2007

img-virgen-maria-corazonPor la mañana me dice la Santísima Virgen.

Hijo mío: deben mis hijos estar atentos a la voz de la Madre, deben mis hijos acudir hacia esta Madre, porque la Madre os conduce a Jesús, por medio de Mi Inmaculado Corazón, debe hoy la humanidad comprender con urgencia el significado de cada una de mis palabras, no deben pues los corazones quedarse dormidos e inertes, no deben los hijos quedarse estancados y aferrados al materialismo, debéis todos avanzar, marchar y no deteneros en vuestro camino, avanzar y luchar, avanzar y perseverar, porque sólo el que lucha y persevera llega a la eterna salvación.
Meditad Mi Profundísimo Mensaje.
Amén. Gloria a Cristo Jesús.

Leed: 2da. Carta San Juan V. 12 y 13

Predícalo hijo mío al mundo entero.

Me dice Jesús:

Vicente hermano mío: digo a todos tus her- manos, todos debéis ver la luz de Mi Sacratísimo Corazón y no seguir luces falsas y engañosas que el mundo os propone, luces de muerte y de perdición, luces de palabras aduladoras y de engaño, luces que salen de los corazones dominados por Satanás.
Abrid vuestros ojos y vuestro corazón para recibir Mi luz, Mi auténtica luz que es salvación para vuestros corazones, abrid vuestros ojos y mirad a vuestro alrededor y no dejéis que vuestras mentes sean engañadas, dominadas y manejadas sutilmente por corazo- nes ateos, fríos, rebeldes que sólo desean acaparar, llevar para sí toda la riqueza de este suelo Bendito y Santo. Hermanos míos, descubrid pues el significado de Mis palabras y rezad para que brille la luz verdadera en los corazones de esta Nación Santa y Bendita.
Meditad Mi Profundísimo Mensaje. Amén. Gloria a Dios Mi Padre

Leed: 2da. Pedro C. 2 V. 12

Predícalo hermano mío al mundo entero

Aumentar Fuente
Contraste