31 AGO

Inicia la novena a "María de la Santa Fe", por las intenciones dadas por la Virgen durante todos estos años.”, finalizando el 
8 SEPTIEMBRE de 2017.
. Durante el último día del mes, hasta el 7 inclusive, es a las 16:00 HS (Invierno o Verano).

Síguenos en:  

Mensaje, 26 de Febrero 2009

Hora: 18.15
Le dice la Santísima Virgen a Vicente:

“Hijos míos. Benditos y amados hijos míos. Trabajad cada día para ser más humildes, trabajad y esforzaos para conseguir la virtud de la humildad, para que cada uno de vosotros comprenda el significado de la palabra humildad. Mirad a vuestros hermanos y mirad en ellos porque allí también está Jesús, porque en cada hermano está Jesús, aunque veáis, aunque sintáis palabras dolorosa a vuestros corazones, recordad que en cada uno de vosotros está Jesús y está esta Madre. A veces, muchas veces no comprendéis los caminos, pero Dios siempre os dará la respuesta necesaria a su debido tiempo. Vosotros mirad a vuestros hermanos y mirad allí que está el Corazón de Jesús, porque Jesús viene a morar en vuestros corazones, porque esta Madre viene a morar en vuestros corazones. Debéis entender y comprender mis palabras y crecer cada día en todas las virtudes: en la obediencia, en la humildad, en la caridad, en la entrega, en la profunda entrega hacia los brazos de esta Madre. Os cuesta tantas veces avanzar por este camino, os cuesta muchas lágrimas avanzar por este camino y esta Madre os ve y ve a vuestros corazones y ve a todos los hijos por igual y por todos los hijos también como Madre derramo abundantes lágrimas y veo las lágrimas de vuestros corazones y os comprendo como Madre, os entiendo y estoy aquí para guiaros y enseñaros el camino. Vosotros no debéis desconfiar de vuestros hermanos. Vosotros debéis tener el corazón puesto en el corazón de esta Madre, tener el corazón puesto plenamente en mis palabras, para que mis palabras os vayan guiando y modelando, os vayan transformando a cada uno de vosotros. Sabéis hijitos míos que tiempos difíciles os esperan, esperan a esta Nación, esperan al mundo entero y aun sí con tantas de mis advertencias, con tantos de mis mensajes invitando a la oración y a la conversión, aún así los hijos siguen enredándose en redes de muerte y de pecado, en redes de odio y de división, en redes de desamor, en redes que tiende el maligno para haceros desviar del camino y apartaros de mi lado.
img-dios-seopone-orgullososMuchos hijos, muchos hijos en el mundo entero tomaron caminos equivocados y esta Madre advirtió, esta Madre previno a tiempo a los hijos, mas los hijos no escucharon a la Madre y siguieron otros caminos. En el mundo entero hay hijos que han perdido el rumbo, que han equivocado el rumbo. Muchas almas hoy están en la oscuridad seducidas por el enemigo y es esa mi batalla: librar a los hijos de las garras del adversario y os encomiendo a vosotros, pequeñas palomas de mi corazón, pequeños retoños de un gran árbol, os encomiendo a que trabajéis arduamente junto a esta Madre. Sois mis retoños, sois mis pequeñas palomas de mi corazón y quiero que pongáis todo vuestro corazón, plenamente vuestro corazón en esta Sagrada Obra. No busquéis el reconocimiento de los hombres, sino buscad el conocimiento de Dios. No busquéis que los hombres os adulen y os den palabras dulces, sino buscad siempre el estar ocultos, el estar atrás y que sea el nombre de esta Madre el que prevalezca. Entendéis? Comprendéis mis palabras? No desaprovechéis estas horas, estos tiempos, estos momentos, estos segundos que Dios, nuestro Señor os ofrece por su abundante misericordia. Cuantos verdaderamente, cuantos corazones quisieran estar en este momento en este lugar, aquí en esta hora, en este tiempo de la historia y en esta Santa Casa, cuantas. Valorad entonces estos momentos, este tiempo y estas horas que estáis recibiendo por la abundante misericordia del Señor. Hijitos trabajad, hijitos esforzaos. Hijitos, no temáis. Meditad, meditad, meditad mis palabras”

Hora:18.22

Le dice Jesús a Vicente:
“Hermanos míos. Benditos y amados hermanos míos. Sed sencillos, sed simples, sed abejas laboriosas, sed verdaderas ovejas de mi rebaño y nunca temáis porque en la barca estoy con vosotros. Trabajad conmigo y ayudadme a echar las redes, echad vuestras redes, echad junto a mi las redes en el mar del mundo para buscar almas, para buscar los corazones, para buscar a todos mis hermanaos. Echad lar redes y veréis cuan abundante es la pesca, veréis cuan inmensa es la pesca y ningún pescado se perderá. Echad las redes junto a mi Sacratísimo Corazón, echad las redes del amor, echad las redes de la paz, echad las redes de la caridad, echad las redes de la profunda verdad sobre el mundo y aprended junto a mí, aprended junto a mi Sacratísimo Corazón, aprended a ser mansos y humildes, a ser obedientes, a ser pequeños como niños, quién no se hace como niño no puede entrar en el reino de los cielos, quien no es como un niño no puede comprender y entender mis palabras. La división reina en el mundo, el odio, la maldad, la hipocresía, la banalidad reina en tantos corazones. En vosotros debe reinar la humildad, la caridad, la paciencia, la obediencia, la profunda paz, la profunda paz, la eterna paz. Cuantas aguas caudalosas se derraman sobre vuestras cabezas, entorpeciendo vuestros caminos, vuestros pensamientos, vuestras actitudes. No dejéis que las aguas tan turbulentas, tan encrespadas y tumultuosas quiten de vuestro corazón y vuestra mente mis palabras. Recordad cada palabra, el significado de cada letra, de cada coma, de cada punto en cada i. Recordad, meditad y afrontad todas las pruebas con valor, porque esta Obra Santa y bendita necesita corazones valerosos, almas generosas y entregadas, necesito corazones dóciles, firmes y jamás vacilantes, siempre firmes, siempre decididos, siempre entregados. No vengo para reprenderos, no vengo a retaros, vengo a enseñaros porque os amo infinitamente y quiero salvar vuestras almas y conduciros a todos a mi Reino Celestial. A todos mis hermanos quiero conducir a mi Reino Celestial. Os amo profundísimamente, eternamente, por siempre. Tomad vuestra cruz con gozo y alegría, ofreciendo cada dolor, cada perturbación, cada situación complicada, ofreciéndola por la salvación de todas las almas, por el reinado en el mundo entero de la verdad, de la paz, por el reinado en el mundo entero de mi Sacratísimo Corazón. Hoy debéis meditar mis palabras, profundizadlas cada día, en todo momento y tened confianza que mi mano poderosa, que mi mano siempre poderosa estará puesta en su momento justo, a la hora señalada, para encauzar todas las cosas, para encauzar todos los caminos. Sois mis ovejas, nunca lo dudéis, nunca. Meditad, meditad, meditad mis palabras.

Leed :Salmo 93

Os bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.”
Hora de finalización: 18.29

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Mensaje, 12 de febrero 2009

Hora: 18.15
Le dice la Santísima Virgen a Vicente:

img-msj-12feb2009

“Hijos míos. Benditos y amados hijos míos. Vengo como Madre a comunicaros a cada uno de vosotros las palabras del Señor. Vengo a traeros el mensaje del Señor para vuestros corazones. Vengo a secar las lágrimas de vuestros ojos y vendar las heridas de vuestro corazón. Vengo a ayudaros en todo momento, en toda situación a que carguéis vuestra cruz. Vengo a sostener vuestros brazos agotados, vuestros pies cansados, vuestro corazón tan dolorido. Aquí me tenéis, aquí tenéis a la Madre que está con vosotros, que está ayudándoos para que avancéis y nunca retrocedáis, para que avancéis y miréis en el camino la luz de Jesús. Vengo hablándoos hijitos míos de conversión, pidiendo conversión de los corazones, solo así, con una conversión profunda y sincera comprenderéis todas mis palabras y veréis con más claridad mis caminos.
Hijitos, hijitos míos, buscad en la Madre el consuelo, buscad en esta Madre el refugio a vuestras penas y dolores. El mundo no os brinda nada más que desesperación, desaciertos y desconsuelos. En la Madre encontráis verdaderamente el único consuelo a vuestros dolores. Hijitos, hijitos míos, mis palabras primero son para vosotros, luego para el mundo, entonces meditadlas profundamente y hacedlas carne en vuestro corazón, que echen raíz en vuestro corazón y ante toda tribulación, ante toda nube oscura, permanezca encendida la llama de la fe y de la esperanza. Trabajad porque así lo desea Dios Nuestro Señor, trabajad todos juntos por un mismo bien que es esta Obra Santísima en esta Tierra Santa y Bendita, la Obra de María de la Santa Fe. Meditad, meditad, meditad mis palabras.”

Hora: 18.18
Me dice Jesús a Vicente:

img-jesus-barco

“Hermanos míos. Benditos y amados hermanos míos. Vosotros estáis dentro de mi Sacratísimo Corazón. Vosotros sois mis hermanos y mis hijos predilectos. Vosotros fuisteis llamados por vuestros nombres, convocados por vuestros nombres. Mi Corazón Sacratísimo os buscó, os llamó y recorrió el mundo entero en busca de vuestras almas. Vengo a vosotros con mi Corazón Sacratísimo lleno de paz, lleno de amor para vuestros corazones. Vengo a daros mis enseñanzas y enseñaros que el camino es el camino del amor, que el camino es el camino de la paz, que el camino es el camino de la verdad. Aunque veáis todo el mundo tambalear, aunque veáis a todos los gobiernos tambalear en el mundo entero, vosotros debéis permanecer fieles a mis palabras, fieles a mi amor, fieles a mi verdad y aunque tantas veces caigáis al suelo, muchas veces cada día, volved a levantaros porque estoy con mis brazos abiertos para consolaros y para reconfortaros. No temáis, no temáis, no temáis. Dios Mi Padre y Padre de todos vosotros es un Padre de abundante misericordia y también de abundante justicia. Trabajad sin cansaros, trabajad, trabajad, trabajad y poned vuestro corazón en la luz, en la luz de mi Sacratísimo Corazón. Os amo profundamente, eternamente por siempre. Os hablo eternamente de mi amor y de mi paz. Os hablo eternamente de mi verdad, la verdad os hace libres, la verdad os hace vivir en el gozo y en la paz, la verdad os hace sentir mi Presencia junto a cada uno de vosotros, os hablo profundísimamente, eternamente, misericordiosamente, de todo el amor que hay en mi Sacratísimo Corazón. Vosotros debéis caminar y avanzar tomados de la mano junto a mí en la barca, porque estoy con vosotros en la barca, porque estoy con vosotros ayudándoos, sosteniéndoos, reconfortando vuestros espíritus abatidos. No temáis y no dudéis jamás de mi Presencia con vosotros. Si el mundo, si hoy el mundo propone cambios espectaculares, signos espectaculares, debéis confiar en el signo profundísimo de mi Sacratísimo Corazón, que es el signo del Amor, que es el signo de la Paz. Os conduzco porque sois mis ovejas, os conduzco porque sois mis hijos predilectos, mis hijos predilectos que estáis todos en mi Sacratísimo Corazón. Muchos aún dudan, cuestionan y ponen muchas piedras en el camino y así de la misma forma que esas almas han puesto piedras a mí paso, de la misma forma mi mano poderosa y misericordiosa correrá esas piedras y a esos corazones de mi camino para conduciros a todos en la luz y en la verdad. Mirad mi Sacratísimo Corazón que sangra profundamente y abundantemente por cada uno de vosotros. No temáis, no temáis, no temáis. Venid a mí si estáis angustiados, venid a mí si estáis tan angustiados, venid a mí si humanamente no podéis resolver vuestros problemas. Venid a mí porque encontraréis respuestas, auténticas y definitivas respuestas a vuestros interrogantes. Meditad, meditad, meditad mis palabras.

Os bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.”

Leed Salmo 65

Hora de finalización: 18.25

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Mensaje, 9 de Febrero, 2009

Hora: 18.21
Le dice Jesús a Vicente:

foto-arroyo

“Hermanos míos. Benditos y amados hermanos míos. Escuchad las palabras de mi Santísima Madre y Madre de todos vosotros. Escuchad y meditad cada una de mis palabras, os hablo de amor, de mi presencia, de mi divina misericordia. Buscad mi corazón, buscad verdaderamente mis caminos, porque en mis caminos hay paz, en mis caminos hay amor, en mis caminos hay verdad. Hay tantas almas y corazones errados que andan dispersos en el mundo buscando solamente el bien material, los placeres pasajeros, los placeres efímeros que conducen a la muerte eterna. Os vengo a hablar de mi profundísimo amor hacia vosotros, de mi eterno amor. Os vengo a traer en cada uno de mis mensajes y de mis presencias todo mi amor y aun así mucho no lo comprendéis, aun así muchos aun todavía no os entregáis a mí totalmente y como lo desea mi sacratísimo corazón. Mis palabras son verdad, son enseñanzas. Estoy aquí verdaderamente presente con mis sacratísimas llagas que sangran por los pecados del mundo, que sangran abundantemente, que sangran y cubren a cada uno de vosotros. Estoy aquí con los brazos abiertos, para abrazaros, para cobijaros, para daros el consuelo. No titubeéis, no dudéis y esperad y confiad siempre en mis palabras y que todo se dará en su justo tiempo y en su justa medida. Mis caminos no son los caminos vuestros, mis caminos no son los caminos en que a veces vosotros transitáis. Mis caminos son verdaderos caminos de paz, mis caminos son verdaderos caminos de verdad, mis caminos son verdaderos caminos que conducen a la vida eterna.
Os hablo permanentemente de mi amor, porque os quiero reconfortar con mi amor, porque os vengo a sanar con mi amor, porque os vengo a fortalecer con mi amor. Amor eterno, amor infinito, amor que no tiene límites, amor que sana, amor que hace reverdecer hasta las plantas más secas, hasta la tierra más reseca, hasta el río más seco. Amor eterno, amor inconmensurable que no tiene límites. Os amo profundamente. Creedlo así. Meditad, meditad, meditad mis palabras.
Os bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén”

Leed Salmo 75
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Mensaje, jueves 5 febrero 2009

Hora 18.14
Le dice la Santísima Virgen a Vicente:

foto-ostia

“Hijos míos. Benditos y amados hijos míos. La estrella de mi pecho os ilumina, la estrella que está en mi corazón os ilumina y os guía en este camino. Debéis confiar en la madre profundamente, en mi presencia, en mis palabras y en que en el momento justo
Dios os dará la respuesta.
Vosotros hijitos míos escucháis a la Madre, comprendéis el mensaje de la Madre. Hay otros hijos que no escuchan a la Madre y que no comprenden mis mensajes. Muchos hijos que en el mundo entero, habiendo escuchado mis palabras se apartaron de mi lado. Llamo hoy nuevamente a todos los hijos a una conversión definitiva. Llamo a todos los corazones a encontrarse definitivamente con Jesús, a buscar a Jesús, a buscarlo en la sagrada eucaristía. Llamo a todos los hijos a buscar la luz y la verdad y a apartarse de toda guerra y división. Hijitos, cada una de mis palabras debe ser meditada y comprendida profundamente en vuestro corazón. Vosotros sois mi grupo. Vosotros sois mis hijos predilectos de mi corazón inmaculado. Vosotros estáis entro de mi corazón de madre y escucho vuestros corazones y recibo vuestras peticiones que luego las presento a Jesús y Jesús al Padre. Comprended mi mensaje hoy y meditad profundamente. Meditad, meditad, meditad mis palabras.”

Hora : 18.17
Le dice Jesús a Vicente:

pies-caminando

“Hermanos míos. Benditos y amados hermanos míos. Os hablo de amor y de verdad. Os hablo de paz y de sinceridad. Os hablo de verdad y al mundo entero hablo de mi verdad. A todos los corazones hablo de mi verdad, para que la humanidad comprenda definitivamente que el camino de la libertad está en la verdad, que el camino de la vida eterna está en mi sacratísimo corazón. Cuanta piedras, cuantas barreras, cuantos obstáculos pone el hombre a mi paz.
Quiero llegar a todas las almas porque mi divina misericordia se derrama en todas las almas. El hombre no podrá destruir ni dispersar porque mi sacratísimo corazón os ilumina, os fortalece, os enriquece. Hoy quizás no comprendáis mis palabras pero prontamente sabréis a que me refiero. Y vosotros que sois testigos de mis palabras, que sois testigos de mi presencia, comunicad al mundo y a vuestros hermanos que mi amor es inextinguible, que mi amor es eterno, que mi amor es para todos. Comunicadlo. Anunciadlo a todos vuestros hermanos. Comunicadlo sin temor a todos los hombres por igual. Os amo profundamente, os amo eternamente, os amo para siempre. Meditad, meditad, meditad mis palabras.

Os bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén”

Leed Salmo 60.

Hora de finalización: 18.20

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Aumentar Fuente
Contraste