Inicia la novena a "María de la Santa Fe", por las intenciones dadas por la Virgen durante todos estos años.”, finalizando el 
.
Durante el último día del mes, hasta el 7 inclusive, es a las 16:00 HS (Horario Invierno) y los días 8 a las 16:00 y a las 18:00 HS.

Síguenos en:  

Mensaje, 31 de Octubre, 2013

Presencias del Jueves en Su Santa Casa.

Dice la Santísima Virgen:

img-virgen-escaleraHijos míos; benditos y amados hijos míos; aquí está la Madre junto a vosotros. La Madre viene desde el cielo, para cobijaros a todos bajo Mi Manto Celestial.
La Madre viene del cielo, para acompañar a toda la humanidad, y conducirla hacia Jesús, llevarla hacia Jesús. En todo el mundo está presente esta Madre, manifestándose con los hijos, llamando a los hijos a una conversión definitiva.
Los hijos no deben temer; los hijos no deben preocuparse, porque la Madre está permanentemente a vuestro lado. La Madre, es la muralla que detiene al adversario; y aunque hoy veáis tantos hijos, que están en caminos equivocados, ¡no os preocupéis! Llegará el momento, designado por Dios, en que esos hijos verán la luz.
Será el momento oportuno designado por Dios Nuestro Señor; y los hijos, esos hijos verán la luz. Hoy están rebeldes, equivocados; hoy esos hijos están atrapados por el mundo; y ese es mi dolor maternal. Ese es el dolor que tantas lágrimas me causa, y que tantas espinas ponen en Mi Corazón de Madre.
Vosotros hijitos míos, ¡No temáis! En éste momento especial en que la Madre viene con la Corte de ángeles a traer el mensaje a los hijos y a la tierra por entero. Vosotros debéis siempre entonces estar atentos, vigilantes; y meditar cada palabra en vuestro corazón.
Serenad el alma, el corazón, la mente. ¡Tantas cosas, os muestran en ese aparatito macabro y diabólico, que es la televisión! ¡Tantas cosas malas os muestran a través de internet , pero vosotros elegid lo bueno , buscad lo bueno , difundid lo bueno .
No debe importaros hijitos míos el qué dirán, las opiniones. ¡No debe importar! Vosotros anunciad a Jesús, predicad a Jesús, llevad el Nombre de Jesús en vuestro corazón y en vuestros labios, a vuestros hermanos, comunicad el amor de Jesús; a vuestros amigos, vecinos, a vuestras familias, comunicad el amor de Jesús; ya que Jesús, ama a todos los hermanos, y a todos da las mismas oportunidades.
Rezad todos los días el Rosario. ¡Rezad para que haya Paz! ¡Para que los hijos vivan en Paz! Para que la humanidad busque la Paz, la auténtica Paz que está en Cristo Jesús Mi Hijo Amadísimo.
Meditad. Meditad. Meditad Mis Palabras.

Dice Jesús:

Hermanos Míos; benditos y amados hermanos míos, todo está en mis manos; el tiempo, el universo, la humanidad, todo está en mis manos;¡Nadie debe temer! Porque Mis manos poderosas, han hecho todo lo que veis.img-manos-jesus
Mi Sacratísimo Corazón, os bendice; MI Sacratísimo Corazón os ama y aunque muchos me rechacen, me nieguen, me olviden, yo, los sigo amando, yo no me olvido; yo, voy hacia ellos, buscándolos, atrayéndolos, llamándolos.
Muchos, muchos se han olvidado de Mis Palabras, muchos no creen en Mis Palabras, pero Mi Amor sigue cayendo infinitamente en todas las almas, en todos los corazones del mundo.
Hay muchos que hablan y dicen mentiras, hay mucho palabrerío en el mundo, hay muchas noticias malas, noticias que son mentiras; por eso vosotros debéis buscar siempre, ¡Mi Verdad! ¡Vivir en Mi Verdad!
Escuchar Mi Voz, seguir Mi Camino, seguir el Camino de Mi Santa Iglesia, y no apartaros jamás de mi lado.
Os amo a todos, y os bendigo a vosotros. Os bendigo especialmente, y aquellos hermanos míos, que no han podido llegar, os doy mi paz y mi amor, para fortalecer vuestro corazón, vuestra voluntad, y vuestras decisiones.
Os doy mi paz y mi amor, para haceros fuertes, para que seáis mis soldados, mis apóstoles, mis discípulos. Os envío al mundo, a las almas y os doy todos los medios.
¡Os envío al mundo! Y os doy en este momento la fortaleza, para que todos luchéis, por esta Santa y Bendita Obra.
Llegan tiempos de Gloria, de mucha Gloria, para esta Obra, y también tiempos de dolor para el mundo, para muchas almas en el mundo. Por eso trabajad, trabajad mucho. ¡Trabajad! ¡Esperad! ¡Y confiad! Y que ya nadie dude de Mis Palabras.
Que ya nadie rechace Mis Palabras. Llegará, después del dolor, después de las lágrimas, la Paz definitiva para el mundo entero, para que toda la humanidad, vuelva totalmente a Mí, a Mi amor, a Mi Divina Misericordia.
¡Os amo a todos! ¡Os amo!
Meditad. Meditad. Meditad Mis Palabras.

Leed : Salmo 42

Os bendigo en el Nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén…

Lunes, 9 de Septiembre 2013

foto-virgen-campitoDice la Santísima Virgen.

Hijos Míos; benditos y amados hijos Míos; esta Madre viene nuevamente hacia vosotros. Gracias, porque respondéis a Mi llamado. Gracias, porque estáis caminando junto a ésta Madre, y no os apartáis de Mi lado. Como Madre vengo a guiar a todos Mis hijos del mundo, a todos los corazones, a toda la humanidad. Vengo a guiar, a las almas consagradas, a Mis hijos predilectos, a los consagrados, y a vosotros, que también son hijos predilectos; y que tenéis un lugar importante dentro de la Santa Iglesia. La Madre está presente, para señalar a las almas, el rumbo, para indicar el rumbo, a todos los corazones. Cuántas veces sentís el peso y el cansancio. Cuántas veces sentís el agobio y el desgano; en esos momentos de prueba, de tentación, donde el maligno comienza a rondar a vuestro alrededor. En esos momentos, recurrid a la oración. Pedid la luz al Espíritu Santo, invocad al Espíritu Santo; y rezad, para que paséis adelante por la prueba, para que paséis hacia delante cruzando las espinas y las piedras. Hoy nuevamente os hago un regalo, abrid todos vuestras manos y allí en vuestras manos, pongo al Niñito Jesús en vuestras manos. Allí está y a vuestro corazón debéis llevarlo. Allí, en el corazón debéis recordar todas y cada una de mis palabras. Sentid en el corazón, la Presencia de Jesús, la Presencia de ésta Madre. Sentid, este amor profundísimo que Jesús siente por vosotros y que esta Madre siente por vosotros, por todos los hijos del mundo, por toda la humanidad; ya que vengo como Madre a hablar a todos los hijos, a toda la humanidad. A todos los hijos de toda raza, de todo credo, porque Mi Mensaje es para todos los hijos. Y todos son hijos de ésta Madre: católicos, musulmanes, mahometanos, hindúes, ateos. ¡Todos son hijos de ésta Madre! Todos los hijos de todas las religiones, son Mis hijos; y hacia ellos también va todo Mi amor. ¡Hijos! ¡Hijos Míos! ¡Hijitos amadísimos! No perdáis las Esperanzas, no perdáis la Fe. Manteneos uníos en la oración. Ahora, en estos tiempos, en estos crueles momentos para la humanidad, mantened vuestra oración, que ninguna distracción del mundo, os perturbe, os distraiga del camino al cual fuisteis todos llamados, fuisteis convocados, desde toda la eternidad. Dios Nuestro Señor, pensó en vosotros, pensó en vuestra tarea y en vuestra misión, en este momento de la historia. Ésta es vuestra misión, esta es vuestra tarea, este es el momento para cada uno de vosotros; por eso estad mucho más cerca, mucho más unidos a esta Santa Obra, mucho más comprometidos, los que estáis aquí y los que no han podido llegar y aquellos hijos que llegarán. Todos más comprometidos, más decididos, más entregados. ¿Comprendéis Mis Palabras? Y así vosotros, que la estáis escuchando, de la misma manera que la escucháis, las escribís, también comunicadlas a los hermanos, vuestros hermanos que no han podido llegar por diferentes motivos y razones.
¡Hijitos Míos! Cumplid bien vuestra tarea y llevadla a cabo.
Meditad.

Meditad. Meditad Mis Palabras.

Dice Jesús.

img-sacerdotes-calizDice Jesús. Hermanos Míos; benditos y amados hermanos míos, vengo a serenar vuestro corazón, a calmar las aguas turbulentas de vuestro corazón, vengo a serenar vuestro espíritu, atormentado por el mundo y por tantos problemas que tantas veces os ahoga. Vengo a serenaos para que seáis faros de luz para las almas, para sigáis presentes en Mi Santa Obra, para que no despreciéis Mis Regalos y no desperdiciéis Mis Regalos que os he dado y he puesto en vuestro corazón; vengo a daros fuerza para que ya nadie dude de Mis Palabras, para que ya nadie dude de Mi Presencia, y que todos vosotros seáis trabajadores, verdaderos trabajadores, para que tengáis fuerza, y no bajéis los brazos frente a tantas adversidades, que se os presentan. ¡Hermanos Míos! ¡Hijos Míos! ¡Mirad éste Corazón Traspasado! ¡Mirad Mi Santo Rostro! ¡Mirad Mis Ojos! En este momento, Mis Ojos que os miran a vosotros. ¡Mirad Mis Ojos, y encontrad la Paz! En Mis Ojos buscad la Paz. En Mi Corazón encontrad la Paz. Levantad vuestra mano derecha, en esa mano pondré Mi Mano, en esa mano pondré siempre Mi Mano para rescataros, para ayudaros, para socorreros, para sacaros del abismo, del pozo y de las tinieblas, donde muchas veces caéis, ¡caéis, por temor!¡caéis, por vergüenza!¡caéis, por el qué dirán! Caéis, porque no tenéis la suficiente fe, para creer en Mis Palabras y en Mi Presencia. En vuestra mano derecha pongo Mi Mano, ¡En éste momento! Ahora, y me duele profundísimamente, Mi Corazón por aquellos hermanos míos que desprecian y rechazan éste momento de Gracia, éste momento en que me hago presente con vosotros, en que me manifiesto con vosotros. He llamado a Mis ovejas, las he buscado y las traigo, entonces, ¿por qué sois tan pocos? ¿Por qué? ¡Conozco el motivo! Lo conozco! Profundamente lo conozco! No hay escusas, escusas para Mí. ¡Tanto amor os doy! Tanto amor os entrego, y sin embargo hay muchas escusas que no puedo entender. ¡Levantad vuestro corazón! ¡Levantad vuestro espíritu! ¡Levantaos! Y confiad en Mí y no dudéis de Mi Presencia jamás.
¡El mundo está oscuro, entonces luchad vosotros y no perdáis la luz! Manteneos junto a Mí. Estad unidos, todos; todos unidos, todos.
Disfrutad de Mi Presencia y de éste amor que os doy a todos; porque no os separo de mi lado, porque a todos os llevo dentro de Mi Sacratísimo Corazón.
¡SOY EL PADRE, SOY EL HIJO, SOY EL ESPÍRITU SANTO!
Meditad. Meditad. Meditad Mis Palabras.

Leed : Juan C 1, 2 al 5. – Juan C. 2, 3 y 4. – Juan C.16, 5 al 9.

Os bendigo, en el Nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Mensaje, 26 de Mayo 2013

Me dice la Santísima Virgen:

“Vicente hijo mío: Rezad esta oración: Madre mía, enséñame a rezar, Madre mía acompáñame en este camino, por esta vida terrenal para que mi caminar sea llevara mis hermanos el amor de Jesús. Madre mía condúceme cada díapor el camino del amor, la paz y la entrega hacia cada uno de mis hermanos. Amén…
Predica esta oración a tus hermanos”.

Mensaje, 21 de Marzo 2013

foto-jesus-envos-confioMe dice la Santísima Virgen.

Hijos míos: benditos y amados hijos míos, sed humildes, se pequeños, sed sencillos, siempre dice ésta Madre, trabajad vuestro corazón, para que así comprendáis mis palabras, todas las palabras. Son éstos días, estos momentos, estas horas. Son días de gozo y de gloria, para la Santa Iglesia, para el mundo entero. Debéis rezar todos los días el Santo Rosario, y comprended el mensaje que traigo primero a vosotros y luego para el mundo, el mensaje es para una conversión total, para una entrega, un desprendimiento total.
Hijitos míos amadísimos, os he hablado durante tantos años, y les mostré el camino verdadero, el auténtico, el camino de la luz, la verdad y la gracia.
Hijitos míos que el mundo no os seduzca con placeres, vosotros poned una muralla en los momentos de prueba, para que el adversario no invada vuestras mentes. Hay muchas almas y corazones que se ha apartado, que estaban en éste santo grupo, hoy siguen caminos no correcto y no son verdaderos, están cegados, muy ciegos y no alcanzan a ver la luz del Sagrado Corazón, de mí Hijo Amadísimo. La verdad está en Jesús, la verdad y el camino. Jesús es el camino, no hay otro y los lleva a la vida eterna. Una y otra vez os diré, para que vosotros enseñéis a vuestros hermanos, porque quiero que vosotros os hagáis servidores humildes, para vuestros hermanos. Esta Madre os guía, esta Madre es el puente directo hacia Cristo Jesús mí Hijo Amadísimo.
Meditad, Meditad, Meditad Mis Palabras.

Me dice Jesús

Hermanos míos: benditos y amados herma- nos míos, venid todos a Mí si estáis agobiadas, venid a Mí, porque abro las puertas siempre de Mi Sacratísimo Corazón y vuelco Mi Divina Misericordia. Los hombres deben buscar mi Santísimo Corazón y buscar mis palabras y apartase del borde del abismo. La humanidad debe aceptar y entender, debe vivir hoy la luz del evangelio y no a la luz de voces engañosas, que aturden, que las apartan del camino. Muchas ovejas siguen caminos equivocados, quiero rescatarlas a ellas y también para ellas va Mi Amor y van mis mensajes. Para que todos vuelvan a la verdad y a Mi Sacratísimo Corazón. Sed humildes, doblegad el orgullo. Sed pacientes y misericordiosos. Trabajad en unidad siempre, para que todos vuestros hermanos vivan en la ley, mis mensajes que invita a vivir en la luz y la gracia. Vuelvan a la verdad, todos los días, jamás rechacéis, ni juzguéis a las almas. Acercad los corazones a mi luz, acercadlas hacia Mí. Atraedla hacia Mí, atraedla, buscadla, id al encuentro de tantas almas y corazones que están sumergíos en la oscuridad, en las dudas, temores, abandonos, soledades y desprecio. Id hacia esas almas y decid que mi amor es eterno y Mi Divina Misericordia se vuelca a manos llenas sobre todas las ovejas. Vosotros sed humildes, pacientes, y así vais a entender mis palabras. Os amo, os amo, os amo profundamente. Jamás lo dudéis, os amo, os amo, os amo.
Meditad, Meditad, Mediad Mis Palabras.

Leed: Salmo 79.

Os Bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Mensaje, 14 de Marzo 2013

Me dice la Santísima Virgen

Hijos míos; debe permanentemente brillar la luz en estos tiempos, en estas horas, en estos momentos, iluminar al mundo y rezar mucho por mi amadísimo hijo Francisco en la tierra, rezad mucho y ayudad en ésta tarea que lleva a cabo ésta Madre.
Vosotros pequeños hijos no debéis olvidar mis palabras, rezad mucho por la paz y los corazones que están atormentados, por las almas frías que se apartaron y están en las tentaciones, debéis rezar mucho para que conozcáis el verdadero camino de la humildad, de la obediencia, de la simpleza. Hijitos, hijitos míos, madurad, creced y floreced cada día, para que
el demonio no pueda apartaros de mí lado, sed firmes en vuestra fe, no dejéis mí camino, porque habéis recibido tanto gratuitamente debéis dar a vuestros hermanos y contagiar el amor y la luz del Señor.
Avanzad en ésta Santa Obra, evangelizad al mundo entero, debéis estar en la Santa Iglesia no apartarse nunca y seguir el camino de la Santa Iglesia y seguid a ésta Madre en el camino que conduce a Cristo Jesús Mi Hijo Amadísimo, no bajéis los brazos.
Hay muchos que han bajado su fe, que no rezan, que no escuchan y no predican y están como muertos, no rezan, no hacen actos de caridad, rezad para que os mantengáis fuertes en el puesto de batalla, para dar al mundo, el mensaje en éstos tiempos de gracia, la humanidad debe aprovechar éste signo de Dios, éste gran signo de Dios y llegar a la verdad, a la conversión y a la luz, que la gracia y que éstas palabras sean conocidas por mis hijos, por el mundo entero y por la humanidad.

Meditad, meditad, meditad mis palabras.
img-canoa
Dice Jesús:

Hermanos míos: estoy siempre en la barca con vosotros a vuestro lado, estoy volcando mí Preciosísima Sangre a todas las naciones y a la humanidad, que mis hermanos escuchen y atiendan, que todos renueven la luz en sus vidas y que sus almas sean faros de luz, vuelco Mí Corazón que sana y fortalece, para que mis hermanos reconozcan la voz del buen pastor, no sigáis las voces falsas de profetas y pastores, que engañan y seducen hábilmente y tienen otro plan, que son pastores del maligno, y vosotros debéis estar atentos con los oídos y los ojos bien abiertos, para que nadie pueda haceros apartar de mi lado y cambiar de opinión.
Aquí estoy en vuestro corazón, haced siempre lugar a Mí Amor y os bendigo, os libero, os renuevo, con Mí Preciosísima Sangre, para que seáis fuertes y lo que es sí, que sea sí y si es no, que sea no. No quiero almas tibias, inoperantes que divaguen, corazones titubeantes, quiero que sean firmes en la fe, almas y corazones justos y misericordiosos, como lo es Mí Sacratísimo Corazón, avanzad, avanzad, avanzad y bajad la soberbia y el orgullo y sed pequeños como niños y entenderéis Mis palabras, compartaos, sed mansos de corazón y nunca soberbios y orgullosos, sed mansos, pequeños y prudentes, escuchad Mis Palabras, haced carne cada una de Mis Palabras, y no dudéis de Mi Amor, aún hay almas y corazones, que dudan de Mi Amor, hay almas atrapadas en el mundo y seduciadas.
Rezad mucho, no perdáis éstas horas que no volverán a repetirse.
Os amo, os amo, os amo a todos por igual, Bendición.

Leed: Salmo 41

Mensaje, 13 Enero 2013

Hijo mío: Reza con frecuencia esta oración de liberación y que los hijos del mundo la conozcan.
“ Señor, ven a liberarme, a liberar mi espíritu, corazón y mente de pensamientos vanos y que entorpecen mi caminar.
Ven Señor a destruir las cadenas de vicios, de rencores y maldades que me atan y que no me permiten servirte como tu quieres que te sirva.
Desata Señor de mi mente todo lo oscuro y llévalo lejos de mi, arrójalo lejos de mi, para que sea libre y transmita al mundo tu propio y generoso amor.
Libera Señor, de la esclavitud a tantas almas, libera las naciones, libera y purifica Señor con tu Preciosísima Sangre a todos los corazones.

Amén. Amén.

Aumentar Fuente
Contraste