Inicia la novena a "María de la Santa Fe", por las intenciones dadas por la Virgen durante todos estos años.”, finalizando el 
.
Invita los días:
Lunes,Jueves y Sábados a rezar el Santo Rosario. Invierno: 16:00 h (Desde el 31 Marzo al 30 Octubre) - Verano:18:00 h (Desde el 31 Octubre al 30 de Marzo).
Los días 8 de cada mes,se reza a las 16:00 h

Síguenos en:  

Mensaje, 11 de Octubre 2004

Me dice la Santísima Virgen:

foto-manos-rezando-rosarios

Hijo mío: Esta Madre os dice, ésta Madre pide, que vuestras casas, que vuestros hoga-res sean verdaderos centros de oración, que las familias del mundo sean centros verda-deros de unidad, de oración y de evangeli-zación, no pueden mis hijos ignorar Mi pedido de Madre, no pueden mis hijos seguir otro camino que no os conduce a la verdad, pido a todos mis hijos, rezad en familia, rezad en comunidad, rezad, rezad, rezad, sólo así con vuestra total entrega, con vuestra total disposición tendréis gana-da la batalla contra el enemigo. Que sean Mis palabras meditadas, profun-dizadas y dadas a conocer a todos mis hijos, no archivéis Mis palabras. Meditad Mi profundísimo Mensaje. Amén. Gloria a Cristo Jesús.

Leed: Ezequiel: C 19, V 11 al 13. Mateo: C 10, V 2Z

Predícalo hijo mío al mundo entero.

Me dice Jesús:

Hermano mío: Cuantas de Mis pala-bras son rechazadas por los corazones, cuantas de mis advertencias no son escu-chadas por los hombres, cuantas puertas cerradas, cuantos corazones cubiertos de hielo, defrío, e insensibles a Mis llama-dos. No podéis perder las oportunidades que os brinda Mi Sacratísimo Corazón, no podéis dejar pasar de lado Mis palabras, no podéis seguir el camino oscuro y de perdición, sino que debéis ver y valorar el significado profundo de Mi s palabras. Abrid el corazón y entenderéis verdade-ramente el significado de Mis palabras. Meditad Mi profundísimo Mensaje. Amén. Gloria a Dios Mi Padre.

Leed: Asnas: C2, V S. Marcos: C II, V 9.

Predícalo hijo mío al mundo entero.

Mensaje, 14 de Octubre 2004

foto-rezo-campitoMe dice la Santísima Virgen:

Hijo mío: La Madre está con todos sus hijos, estoy mostrándoos todo Mi amor de Madre, estoy con mis hijos, son los tiempos de la Madre con sus hijos, son los días de la Madre con sus hijos, estoy con mis hijos en todo tiempo, en todo lugar, estoy librando una dura batalla contra el enemigo para rescatar a mis hijos de sus redes, redes de muerte y perdición, tantos de mis hijos han caído en la droga, en el alcohol, en laperversión total, tantos de mis hijos siguen caminos equivo­ cados donde reina el odio, donde reina la soberbia, dondereina tanta avariciay riva­ lidad, como Madre veo dolorida y angus­ tiada, veo a mis hijos seguir este caminoy hago el esfuerzo de Madrepara llegar esos hijosque tancerrados están decorazón.
Escuchad a la Madreenestostiempos, escu­ chad a la Madre es estas horas y abrid los puertas a la Madre que golpea incesante­ mente.
Meditad Miprofandísimo Mensaje. Amén. Gloria a/ Altísimo.

Leed: Juan: C 13, V9. – Mateo: C15, V21.

foto-jesus-envos-confioPredícalo hijo mío al mundo entero.


Me dice Jesús:

Hermanos míos: Ofrezco al mundo Mi Divina Misericordia, ofrezco a los corazones el camino a la vida eterna, ofrezco a los corazones laposibilidad de llegar a la vida eterna, deseo quelahumanidad res­ ponda a Mi amor, amorpor amor, deseo que los corazones definitivamente dejen delado el deseo de abarcary poseer más, deseo que mis hermanos todos descu­ bran la riqueza inextinguible de Mi amor.
Recibid Mi amor, aceptad Mi amor, vivid con Mi amorporque os lo doygra­ tuitamente a todos.
Meditad Miprofandísimo Mensaje. Amén. Gloria a Dios Mi Padre.
Leed: Hebreos: C9, V 7 al 1O.

Predícalo hijo mío al mundo entero.

Mensaje, 2 de Octubre, 2004

foto-jesus-envos-confioMe dice la Santísima Virgen:

Hijo mío: Todos los días debéis encontrar al Señor, los corazones deben encaminarse hacia la luz y la verdad, la humanidad debe comprender hoy la urgencia de Mis palabras de Madre, la humanidad debe descubrir el camino auténtico que lleva a la vida eterna, Cristo Jesús, Mi Hijo Amadísimo.
Hoy es el tiempo, estos son los días que no debéis dejar pasar de lado, que los hijos escuchen, que los hijos comprendan, que los hijos se acerquen a la luz y a la verdad, que Mis hijos hoy den la respuesta al Señor, la respuesta que el Señor espera de todos vosotros.
Meditad Mi profundísimo Mensaje.
Amén. Gloria al Altísimo.

Leed: Daniel: C 5, V 12 y 13.

Predícalo hijo mío al mundo entero.

Mensaje, 8 Septiembre, 2004

Hijo mío: Rezad esta oración
Ven Espíritu Santo, guíame, instrúyeme, ven Espíritu Santo a iluminar y a poner tu luz donde hay confusión, donde hay desesperanza, donde hay tanta oscuridad.
Ven espíritu Santo, ven a darnos tu luz, guíanos consuélanos, instrúyenos.
Amén. Gloria.

Predica esta oración hijo mío al mundo entero.

Dice la Santísima Virgen María:

foto-msj-08set2004

Hijos Míos: Cuantas madres desconocen el valor de la vida, cuantas mujeres, cuantos hombres realmente no sienten temor de Dios cuando comenten abortos, crímenes tan horrendos, tan oscuros a los ojos del Señor, cuantos niños caen verdaderamente cruelmente asesinados del vientre de sus madres que con total libertad, que con total despreocupación comenten crueles abortos, crueles y perversos crímenes.
Hijos que vuestra respuesta al Señor no se haga esperar, que vuestra entrega, vuestra obediencia, vuestra inmolación constante no se haga esperar.
Tenéis que dar pues testimonio y luchar por los que Dios Nuestro Señor ha puesto en vuestra manos, por la tarea que os ha encomendado tan fielmente, Dios Nuestro Señor espera de cada uno una respuesta, fuisteis realmente llamados, fuisteis realmente llamados por el Señor para colaborar en la extensión de su Reino.
Digo a cada uno de mis hijos, la tarea es agotadora, más debéis saber que la Madre del Cielo no se separa de vuestro lado, que la Madre os guía, que la Madre os anuncia, que la Madre os señala cual es el camino.
Veis hijitos míos como se esparce la mentira por doquier, gobernantes fríos e incrédulos que sólo tienen en su corazón la sed de poseer, de abarcar y tener mucho más, veis cuantos jóvenes son arrastrados a la droga y al alcohol porque el enemigo, Satanás es astuto y se vale de corazones entregados a él para sembrar el mal y el pecado por todas las naciones.
Cuantos almas hijitos míos, cuantas almas desconocen hoy la existencia de esta Madre, cuantos corazones desconocen verdaderamente la presencia de Dios Nuestro Señor que llama e invita a cada uno a la conversión.
Son tiempos de gran confusión, de mucha frialdad, de mucho odio y tenéis pues que llevar a cabo una gran misión que no podéis dejar pasar de lado.
El llamado es para todos los hijos, la tarea para todos los corazones, que hoy pues corazones, muchas almas sientan la voz de la Madre que os llama a todos, Argentina país Santo y Bendito, despierta, reverdece, crece, pues ha recibido de parte de Dios, Nuestro Señor una porción generosa.
Pido y ruego que me escuchéis en este día, en estos tiempos.
Meditad Mi profundísimo mensaje entre vosotros.
Amén. Bendito y alabado Sea el Nombre del Señor.

Leed: Jeremías: C 31, V 1 al 14. – Isaías: C 55, V10. – Lamentaciones: C3, V 5 al 10. – Ester C 4, V8. – Mateo: C 22, V 19 y 20.

Mensaje, 26 de agosto, 2004

Por la noche me dice la Santísima Virgen:

Hijo mío: Presta atención a estas Mis palabras profundísimas de Madre, digo a cada uno de Mis hijos, el anticristo está sobre la tierra, está en todo lugar sembrando confusión y desorden, el anticristo está inmerso en tantos lugares sembrando odio y confusión en las almas, sembrando discordia y desunión en los corazones, está sembrando maldad y así veis por todos los medios con que astucia y locuacidad siembra en cada corazón dudas, cuestionamientos, siembra cizaña verdaderamente .
Digo a cada uno de Mis hijos, estad alertas y prevenidos, estad dispuestos y poned empeño en la oración, ofreced y participad de más horas eucarísticas, de más horas santas para que acompañéis a Dios Nuestro Señor con vuestra entrega y fidelidad.
Son tiempos difíciles para todas las naciones y para los corazones, la Madre está con vosotros, no lo dudéis.

Leed: Hechos: C 12, V 5 al 7. – Mateo: C 9, V 12.

Meditad Mi profundísimo Mensaje.
Amén. Gloria a Cristo Jesús.
Predícalo hijo mío al mundo entero.
img-camino-cruz

Me dice Jesús:

Hermanos míos: Escuchad Mi voz que invita a la conversión, escuchad Mi voz que llama a las almas, que llama a los corazones, escuchad Mi voz que llama a todos los hombres a vivir en la gracia y en la verdad, escuchad las palabras de Mi Santísima Madre que está con los hijos, para que todos os acerquéis a Mí, no dejéis pasar de lado este tiempo especial y de abundante Misericordia, porque luego vendrá indefectiblemente la justicia.
Meditad Mi profundísimo Mensaje.
Amén. Gloria a Dios Mi Padre.

Leed: Josué: C 25, V 10.

Predícalo hijo mío al mundo entero

Martes 3 de agosto, 2004

foto-mensaje-03agosto2004Me dice Jesús:

Hermano mio: Las almas deben dar lugar a Mí Amor, las almas no pueden dejar pasar desapercibido hoy Mí llamado, los corazones deben llegar a Mí encuentro, los hombres deben descubrir el camino que os ofrece Mi Sacratísimo Corazón.
Hoy la humanidad rebelde, terca rechaza al verdad, rechaza la mano de Misericordia que os brindo, rechaza la verdad y se sumerge cada vez más en el abismo del pecado en el abismo del fuego eterno, la humanidad busca la oscuridad y rechaza la luz de Mí Amor.
Estáis a tiempo, volved pues al verdadero camino y dejad la idolatría, la pasividad, dejad los engaños y falsedades y no seáis hipócritas, no seáis oscuros y sed verdadera luz, sed verdaderos faros en el mundo, Mi Divina Misericordia, Mí Amor, Mí Paz son para todos los hombres, recibidlo pues, aceptadlo pues.
Meditad mi profundísimo mensaje.
Amén. Gloria a Dios Mi Padre.
Predicalo hijo mio al mundo entero.

Leed: Ester C 3, V 9, Juan C 20, V 5, Lucas C 16, V 23.

Dice la Santísima Virgen María:

Hijos míos: Deposito en vuestras manos una tarea ardua, deposito en vuestras manos una misión que debéis llevar a cabo, deposito como Madre en cada uno de mis hijos una misión para estos tiempos, para estos días, para estas horas, nadie debe quedar excluido, nadie debe quedar lejano de Mi llamando de Madre, llamado que hago a todos los hombres, llamando que es universal, llamado que debe ser atendido por todos mis hijos.
La Madre peregrina con sus hijos, la Madre evangeliza a sus hijos, la Madre enseña a sus hijos el camino que lleva a la vida eterna, Cristo Jesús, Mi Hijo Amadísimo.
Pido, insisto, suplico, a cada corazón una respuesta, ya no podéis ignorar, ya no podéis negar la intervención de la Madre en este suelo Santo y bendito, en esta nación que debe volver a sus fuentes, a sus raíces, a sus principios morales que hoy tristemente y lamentablemente están siendo oscurecidos y olvidados por todos mis hijos.
Abrid el corazón, abrid vuestros ojos y no permitáis que el enemigo gane pues más terreno en esta tierra donde María ha puesto sus pies, donde María ha puesto su esperanza, donde María ha puesto su morada, dejad de lado las divergencias, dejad de lado el que os dirán y trabajad con empeño, con esfuerzo, con esmero por dar y predicar al mundo el mensaje de Mariía hacia todos sus hijos, son los días de la Madre con sus hijos, son mis días, es Mi Misión hoy llamar, socorrer, atender a cada uno de Mis hijos, vengo y deseo que sean reconocidos Mis derechos de Madre, Mis derechos de Reina y Soberana y Patrona de todo este Bendito lugar, María está con vosotros, recibid a María, creed en María que os habla a todos por igual.
Meditad Mi profundísimo Mensaje.
Amén. Gloria al Sagrado Corazón de Jesús.
Predícalo Hijo mío al mundo entero.

Leed:
Daniel: C3,V 1 al 12.
Judit: C 11, V 9 al 13.
Lucas: C 7, V 17 al 22.
Mateo: C 6, V 12.
Juan: C 9, V 16 y 17.
Lucas: C 14, V 10 y 11.
Apocalipsis: C 14. V 5 al 7.
Efesios: C 2, V 1 al 6.
Marcos: C 8, V 18 y 19.
Lucas: C 7, V 1 al 6.

Mensaje, 15 junio 2004 – 2/2

Me dice la Santísima Virgen:

Hijo mío: Benditos y amados hijos míos. Os doy gracias, como Madre, porque acu- dís hacia Mi Manto Celestial. Porque po- néis, en mis Manos de Madre, vuestras intenciones. Vuestras peticiones. Esta acer- ca hacia Dios Nuestro Señor. ¡Hijitos! ¡Hijitos míos! Vivid siempre en la luz. ¡Llevad siempre la luz, en vuestro corazón! en vuestro ojos. El enemigo, Satanás, rodea, está agazapado en la maleza. De vosotros depende, dar la batalla para que él, no avance.

De vosotros hijitos míos. Porque vuestro corazón día a día, debe estar fortalecido. Debe estar preparado. Ya esta Madre, os ha dicho tantas veces, cuales son los medios que os ofrece, Dios nuestro Señor. ¡Llevad la luz! La luz de Dios, de Dios Nuestro Señor.

La luz en vuestros ojos, para aquellos hermanos, que están en la oscuridad. Para aquellos corazones, que están en el error. Para aquellas almas, que creen estar en la verdad y caminan al borde del abismo. Todos tenéis una tarea. Los que estáis aquí, los que no han podido llegar y mis hijos predilectos, todos los sacerdotes.

Tenéis una tarea, a la cual fuisteis llamados. Una tarea importantísima. ¿Veis? Veis hoy el mundo. El ataque feroz y despiadado hacia los valores, los verdaderos y auténticos valores. ¿Veis? Con cual fiereza, Satanás ataca de diversas maneras todo lo que viene de manos de Dios, Nuestro Señor. Veis por todos los medios, cuanta tanta crueldad. Cuántas blasfemias. ¡Cuántas mentiras y engaños! Están sembradas por doquier.

¡Hijitos! ¡Hijitos! ¡Este es el tiempo especial! El tiempo oportuno, de que mis palabras, mis enseñanzas de Madre, lleguen a todos mis hijos. Lleguen a todos los corazones. No olvidéis que la Madre está con vosotros. Que la Madre camina con vosotros. Que la Madre guías vuestros pies. Solamente, dejaos conducir por la Madre. Dejaos verdaderamente que ésta Madre, permanentemente ore en vuestro corazón.

Gracias a ti, hija mía María Inés. Gracias por tu oración. Gracias por tu entrega, Gracias por abrir las puertas de par en par, a Mis Palabras. Gracias a cada uno de vosotros, hijitos míos, por vuestra oración, por vuestra entrega, por abrir de par en par, las puerta de vuestros corazón a Mis Palabras. Todos sois iguales para esta Madre, no os sintáis indignos. Sentid verdaderamente en llamado de ésta Madre, que os llama a todos a vivir en la caridad, en la verdad, en la luz. No temáis al mundo. No temáis a los enemigos. Pues la Madre está como capitana de éste gran ejercito. Y la Madre a todos los cubre, bajo su Manto Celestial. Mirad siempre. Mirad a Cristo Jesús, Mi Hijo Amadísimo. Que os está señalando el camino, que os está dando, tantos me- dios a todos los hombres, a toda la humanidad. Que Mis Palabras, sean meditadas profundamente, muy profundamente por todos.

Me dice Jesús:

Hermanos míos: Benditos y amados hermanos míos. Os ofrezco Mi paz, os doy Mi paz. Para sanar las heridas, de vuestro corazón. Os doy Mi amor. Para que con Mi amor avancéis y miréis, miréis Mi camino. Para que no volváis, con vuestra mirada hacia atrás.

Lo pasado es pasado y ya está. Ya está cumplido. ¡Mirad pues, éste camino! Que os ofrece a todos Mi Sacratísimo Corazón. A todos los hombres, a todo el mundo. Mi Sacratísimo Corazón da a todos, la misma y abundante paz, que el mundo, que el mundo debe recibir. Que el mundo debe comprender.

Más tantos hombres, solo conocen hoy, solo escuchan hoy, la voz del odio. La voz de la venganza, la voz de la maldad, la voz del rencor. La voz de oprimir y exprimir al hermano. ¡Comprended! ¡Comprended hermanos míos! Cuál es la tarea ardua y abundante. Ardorosa y cansadora que verdaderamente, deseo que todos cumpláis. Los que estáis aquí, los que no hay podido llegar y aquellos hermanos míos, que debe profundizar en éstas, en éstas Mis Palabras.

Os amo a todos. A todos por igual y vuelco Mi Divina Misericordia, sobre el mundo entero. En éste tiempo, en éste tiempo eternamente que todos pues, hoy escuchen. Que todos pues hoy mediten. Que todos pues hoy saboreen, Mis Profundísimas Palabras.

Benditos y amados hijos, venid a Mí. ¡Llegad a Mí! Porque os consolaré. Porque verdaderamente os sanaré. Porque verdaderamente os fortaleceré.

Meditad, Meditad, Meditad Mis Palabras.

  • Leed: Ezequiel C 2. V 1 al 5

Os Bendigo, en el Nombre del Padre y del
Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Mensaje, 15 Junio 2004 – 1/2

Me dice la Santísima Virgen:

Hijo mío: Benditos y amados hijos míos. Os doy gracias, como Madre, porque acudís hacia Mi Manto Celestial. Porque ponéis, en mis Manos de Madre, vuestras intenciones. Vuestras peticiones. Esta acerca hacia Dios Nuestro Señor.

¡Hijitos! ¡Hijitos míos! Vivid siempre en la luz. ¡Llevad siempre la luz, en vuestro corazón! en vuestro ojos. El enemigo, Satanás, rodea, está agazapado en la maleza. De vosotros depende, dar la batalla para que él, no avance.

De vosotros hijitos míos. Porque vuestro corazón día a día, debe estar fortalecido. Debe estar preparado. Ya esta Madre, os ha dicho tantas veces, cuales son los medios que os ofrece, Dios nuestro Señor. ¡Llevad la luz! La luz de Dios, de Dios Nuestro Señor.

La luz en vuestros ojos, para aquellos hermanos, que están en la oscuridad. Para aquellos corazones, que están en el error. Para aquellas almas, que creen estar en la verdad y caminan al borde del abismo. Todos tenéis una tarea. Los que estáis aquí, los que no han podido llegar y mis hijos predilectos, todos los sacerdotes.

Tenéis una tarea, a la cual fuisteis llamados. Una tarea importantísima. ¿Veis? Veis hoy el mundo. El ataque feroz y despiadado hacia los valores, los verdaderos y auténticos valores. ¿Veis? Con cual fiereza, Satanás ataca de diversas maneras todo lo que viene de manos de Dios, Nuestro Señor. Veis por todos los medios, cuanta tanta crueldad. Cuántas blasfemias. ¡Cuántas mentiras y engaños! Están sembradas por doquier.

¡Hijitos! ¡Hijitos! ¡Este es el tiempo especial! El tiempo oportuno, de que mis palabras, mis enseñanzas de Madre, lleguen a todos mis hijos. Lleguen a todos los corazones. No olvidéis que la Madre está con vosotros. Que la Madre camina con vosotros. Que la Madre guías vuestros pies. Solamente, dejaos conducir por la Madre. Dejaos verdaderamente que ésta Madre, permanentemente ore en vuestro corazón.

…Gracias a cada uno de vosotros, hijitos míos, por vuestra oración, por vuestra entrega, por abrir de par en par, las puerta de El GRUPO DE ORACIÓN de la Santísima Virgen María Mensajes de María y Jesús. vuestros corazón a Mis Palabras.

Todos sois iguales para esta Madre, no os sintáis indignos. Sentid verdaderamente en llamado de ésta Madre, que os llama a todos a vivir en la caridad, en la verdad, en la luz. No temáis al mundo. No temáis a los enemigos. Pues la Madre está como capitana de éste gran ejercito. Y la Madre a todos los cubre, bajo su Manto Celestial. Mirad siempre. Mirad a Cristo Jesús, Mi Hijo Amadísimo. Que os está señalando el camino, que os está dando, tantos medios a todos los hombres, a toda la humanidad. Que Mis Palabras, sean meditadas profundamente, muy profundamente por todos.

Me dice Jesús:

Hermanos míos: Benditos y amados hermanos míos. Os ofrezco Mi paz, os doy Mi paz. Para sanar las heridas, de vuestro corazón. Os doy Mi amor. Para que con Mi amor avancéis y miréis, miréis Mi camino. Para que no volváis, con vuestra mirada hacia atrás.

Lo pasado es pasado y ya está. Ya está cumplido. ¡Mirad pues, éste camino! Que os ofrece a todos Mi Sacratísimo Corazón. A todos los hombres, a todo el mundo. Mi Sacratísimo Corazón da a todos, la misma y abundante paz, que el mundo, que el mundo debe recibir. Que el mundo debe comprender.

Más tantos hombres, solo conocen hoy, solo escuchan hoy, la voz del odio. La voz de la venganza, la voz de la maldad, la voz del rencor. La voz de oprimir y exprimir al hermano. ¡Comprended! ¡Comprended hermanos míos! Cuál es la tarea ardua y abundante. Ardorosa y cansadora que verdaderamente, deseo que todos cumpláis. Los que estáis aquí, los que no hay podido llegar y aquellos hermanos míos, que debe profundizar en éstas, en éstas Mis Palabras.

Os amo a todos. A todos por igual y vuelco Mi Divina Misericordia, sobre el mundo entero. En éste tiempo, en éste tiempo eternamente que todos pues, hoy escuchen. Que todos pues hoy mediten. Que todos pues hoy saboreen, Mis Profundísimas Palabras.

Benditos y amados hijos, venid a Mí. ¡Llegad a Mí! Porque os consolaré. Porque verdaderamente os sanaré. Porque verdaderamente os fortaleceré.

Meditad, Meditad, Meditad Mis Palabras.

  • Leed: Ezequiel C 2. V 1 al 5

Os Bendigo, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Mensaje, 30 Abril, 2004

Dice la Santísima Virgen:
img-argentina-msj30abr2004

Hijo mío: Brilla una aurora para esta nación bendita, brilla una luz para este pueblo elegido por el Señor, la luz de su amor, de su verdad, de su paz, esta nación Santa y bendita que deberá derramar lágrimas par sus pecados, esta nación bendita que en muchos lugares escucha al Señor, escucha la voz del Señor pero en otros están completamente sordos.
Rezad por las madres que pierden y perderán a sus hijos, rezad por la unidad de las familias, rezad para que vuestros gobernantes escuchen al Señor y abandonen la oscuridad del pecado y el deseo de poseer más.
Rezad por todos vuestros hermnos para que descubran la presencia de la Madre con cada uno de vosotros.
Meditad Mi profundísimo Mensaje.
Amén Gloria al Altísimo.

Leed: Lucas: C 14, V 5 al 9.

Predícalo hijo mío al mundo entero.

Mensaje, 25 Abril, 2004

En la Plaza de Guadalupe luego de la Santa Misa:

Dice la Santísima Virgen María:

Hijos míos: Estoy volcando todo Mi amor de Madre sobre estos hijos, estoy derramando gracias en mis hijos en abundancia, estoy mostrando a cada uno de mis hijos cual es el camino que lleva a Cristo Jesús, Mi Hijo Amadísimo.
Deseo pues que mis hijos estén atentos, que mis hijos estén seguros de que la Madre está con cada uno de ellos.
Meditad Mi profundísimo Mensaje.
Amén. Gloria a Cristo Jesús.

Leed: Juan: C10, V 12 y 13.

Predicalo hijo mio al mundo entero

Aumentar Fuente
Contraste