Último dia del mes inicia la novena a "María de la Santa Fe", por las intenciones dadas por la Virgen durante todos estos años, finalizando el día 8 del mes siguiente.
Invita los días: Lunes,Jueves y Sábados a rezar el Santo Rosario. Invierno: 16:00 h (Desde el 31 Marzo al 30 Octubre) - Verano:18:00 h (Desde el 31 Octubre al 30 de Marzo). Los días 8 de cada mes,se reza a las 16:00 h

Mensaje | Jueves 20 de Enero, 2005

Me dice la Santísima Virgen:

Hijo míos: Benditos y amados hijos míos. Os doy gracias nuevamente, por vuestra respuesta. Os bendigo a vosotros. Bendigo a esos hijos que no han podido llegar y a esos hijos que están en camino, para compartir con vosotros, para estar junto a vosotros en ésta Santa Obra.
Muchas veces sentís el agobio. Muchas veces sentís el cansancio. Muchas veces sentís el desgano y la falta de voluntad para seguir, para perseverar, para luchar. Pero debéis acordaros, hijitos míos, de cada una de Mis Palabras. Y debéis recordar que la Madre está a vuestro lado. ¡Qué la Madre conoce vuestro corazón! Que la Madre, ésta Madre, ve vuestro corazón. Vuestro corazón, tantas veces, tan dolorido, tan angustiado.
¡Recordad hijitos míos! Que todo aquí en la tierra, que todo es pasajero. Y que el camino, que el camino verdadero, es el que lleva a la vida eterna y está en Cristo Jesús, Mi hijo Amadísimo. Y como Madre, os conduzco a cada uno de vosotros en el camino de la verdad, en el camino de la luz, en el camino de la paz.
¡Hijitos míos! ¡Abrid vuestras manos! Recibid el Rosario de Mis manos. Recibid Mi Inmaculado Corazón y llevadlo a vuestro corazón. Para que allí, donde están Mis regalos, donde están los tesoros, crezcas, produzcan, iluminen a vuestros hermanos.
¡Hijitos! ¡Hijitos míos! Dad ejemplo. Sed testimonios verdaderos ante vuestros hermanos. ¡No temáis! ¡No temáis a los hombres! No temáis a la lucha. ¡Perseverad! ¡Estad! ¡Compartid! Y aunque sintáis el peso y el cansancio, recordad, que María, que María os cubre a todos con su Manto Celestial. Que os cubro a todos, con Mi Manto Celestial.
Todos sois verdaderamente iguales para ésta Madre. ¡Todos estáis dentro de Mi Inmaculado Corazón! ¡Todos tenéis una tarea! Cada cual su tarea, su misión, su labor que cumplir. ¡No os sintáis pues! Indefensos. ¡No os sintáis incapaces! De realizar y de llevar a cabo la tarea. Cada cual cumpla, su tarea y a su debido tiempo.
Meditad, Meditad, Meditad Mis Palabras.

Me dice Jesús:

Hermanos míos: Recibid Mi Divina Misericordia. Recibid el Bálsamo de Mis Sacratísimas Llagas. Recibid Mi Preciosísima Sangre. Que derramo en vosotros, que derramo sobre el mundo entero, que derramo sobre la humanidad por completo.
Hermanos míos, estáis caminando. ¡Hermanos míos! estáis en la verdad. ¡Hermanos nos míos! Estáis trabajando, verdaderamente y junto a mi Santa Iglesia. ¡Hermanos míos! En vuestro corazón, están las palabras de Mi Santísima Madre y Madre de todos vosotros. En vuestro corazón están mis palabras, palabras que debéis meditar. Palabras, que debéis día a día comprended, palabras, que debéis profundizar, día a día, minuto a minuto, hora tras hora.
¡Hoy es el tiempo de escuchar! ¡Hoy es el tiempo, de que el mundo conozca mi llamado! ¡Hoy es el tiempo! ¡Hoy son los días! ¡Ya han llegado! ¡Qué el mundo escuche pues! ¡Qué el mundo atienda pues! Que la humanidad vuelva a la verdad. Vuelva a la gracia, vuelva al auténtico camino. No son mis palabras, no son mis mensajes algo para guardar. ¡No son para silenciar! ¡Son! Para todos los hombres. El que pueda entender, que entienda.
Hoy, ahora en éste tiempo, hay muchos lobos. ¡Hay muchas alimañas! ¡Hay muchas serpientes venenosas! ¡Muchos pastores! Que engañan, que seducen a las almas. ¡Poned pues, una barrera! ¡Poned pues, una muralla! En ésta Santa Nación. ¡Poned pues y defended! Lo que he puesto en vuestras manos, en todos vosotros.
Meditad, Meditad, Meditad Mis Palabras.

Leed: Juan C 15, v 8 y 9 – Juan C16, v1 al 7

Os Bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Mensaje, Martes 18 Enero, 2005

Me dice la Santísima Virgen:

Hijo míos: Benditos y amados hijos míos. Os doy gracias a cada uno de vosotros, a los que estáis aquí. A los que no han podido llegar. Doy gracias, a todos mis hijos. Porque todos respondéis a la Madre. Porque todos abrid las puertas del corazón a las palabras de la Madre.
¡Hijitos míos! ¡Avanzad con la Madre! Porque la Madre está a vuestro lado. Porque la Madre os conduce. Y en ningún momento os desampara. En ningún momento os deja a la deriva. ¡Hijitos míos! Mantened siempre, siempre encendida la llama de la fe y la esperanza. ¡Recordad! Que debéis ser testigos ante el mundo. Ser testimonio, ser auténticos testimonios ante el mundo y ante vuestros hermanos.
¡Avanzad! Porque tenéis las puertas abiertas. Porque tenéis este camino, que la Madre os muestra. Mis Palabras, son para vosotros. ¡Mis Palabras, son para todos los hijos del mundo! para toda la humanidad, que debe mirar nuevamente hacia la verdad, hacia la luz hacia, la paz. La humanidad, día a día se hunde. Día a día, se hunde en el fango del pecado. ¡En la oscuridad y en la tinieblas!
¡Hijitos! ¡Rezad! Por la conversión de tantos pecadores. ¡Rezad! Por las almas viles e insensibles. ¡Rezad! Y ofreced sacrificio, día a día por la conversión de todos los pecadores.
Meditad, Meditad, Meditad Mis Palabras.

Me dice Jesús:

Hermanos míos: Benditos y amados hermanos míos. Os ofrezco Mi paz. Os ofrezco Mi amor, os ofrezco el Bálsamo, de Mi Divina Misericordia, para sanar vuestro corazón, para sanar vuestras heridas. Para fortaleceros, para guiaros, por éste camino, por éste sendero.
¡Hermanos míos, todos estáis, todos estáis! En éste camino. Hermanos míos, que en vuestras manos, que en vuestro corazón, brille la luz. Brille eternamente Mi luz. Que en vuestro corazón reine eternamente Mi amor. Porque Mi amor, os sana. Porque Mi amor os fortaleza. Porque Mi amor os enriquece.
Meditad, Meditad, Meditad Mis Palabras.

Leed: Ezequiel C 32, v 1 al 6.

Os Bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

───── ⋆⋅☆⋅⋆ ─────